85 aniversario de los sucesos de Casas Viejas.

Este año se celebra el 85 aniversario de los sucesos de Casas Viejas. Me parece que la programación que se ha realizado para tal evento es muy completada y acertada. Abarca desde la tradicional ofrenda floral hasta el homenaje a Basilio Martín Patino pasando por el Cine Forum Documental, las jornadas de puertas abiertas, el maratón de lectura del libro Los sucesos de Casas Viejas: Crónicas de una derrota, el Concurso literario Casas Viejas de poesía, la ruta por los lugares de los sucesos, la recreación histórica o la mesa redonda sobre la bibliografía de los sucesos de Casas Viejas.


Coordinados por el Ayuntamiento colaboran un sinfín de organizaciones haciendo posible la participación efectiva y real de la sociedad civil. Hemos pasado de la incomprensión y la polémica estéril a la colaboración y ayuda mutua. Me parece una novedad y una buena noticia. Me gustaría recalcar a la joya de la corona de estos eventos; la recreación histórica “Los sucesos de Casas Viejas”. No sólo por lo que significa que tanta gente se una y aúne esfuerzos y sacrificios en la representación de estos actos, sino también en lo que significa de normalización e introducción de estos hechos en el acervo histórico del pueblo, una labor que empezó Juan Moncayo y la gente que colaboró con él en la obra de teatro que se representó en 1990. Seguro que como dice la frase de moda el sacrificio de la gente que coordina el hijo de la luna tiene su recompensa y la representación es todo un éxito como ya pasó en el 80 aniversario.



Pero el post de hoy lo quiero dedicar a la importante colaboración de estos actos de la comunidad educativa del IES Casas Viejas. Después de la República la primera institución oficial que utilizó el nombre de Casas Viejas fue el instituto. En el curso 1990-91 se decidió ponerle al instituto ese nombre. Juan Ponce, el director de aquella época lo contaba de la siguiente manera: “...Cuando llegó la hora de ponerle nombre al centro, estuvimos atascados varios días sin saber a ciencia cierta hacia qué lado tirar. La lamparita se nos encendió un buen día que después de la reunión de dirección nos fuimos a comer, (para variar, como siempre, paella a una de las ventas que estaban en la carretera de Vejer, Miracielo u otra que había por allí cerca). Durante la comida, la conversación se centró en los sucesos de Casas Viejas y Seis Dedos y fue entonces cuando entre bromas y serio se nos ocurrió que la mejor forma de mantener viva la memoria de lo ocurrido era darle el nombre de Casas Viejas al instituto. Recuerdo que cuando lo propusimos a la gente joven le parecía algo ya pasado y no les decía nada, a los mayores les traía a la memoria hechos nada felices y sólo las personas de mediana edad veían con agrado el nombre. Principalmente para atraer la curiosidad entre los más jóvenes elegimos el nombre de Casas Viejas para el nuevo Instituto". Desde entonces el papel del centro educativo en la recuperación y normalización de estos hecho ha sido muy importante. Han sido muchos los trabajos que los alumnos del centro han realizado sobre ellos, aportando muchos datos e información, sobre todo de las familias que hasta este momento no eran conocidos. Ese fue el caso del Libro la Tierra en 2005, de la exposición Casas Viejas desde Casas Viejas en 2008 o la publicación del libro Los sucesos de Casas Viejas: Crónica de una derrota que está basado en parte en la realización de estos trabajos. En el 75 aniversario el IES Casas Viejas colaboró en la lectura del texto de Ramón J. Sender Viaje a la aldea del crimen y en el 80 aniversario con la exposición los lugares de Casas Viejas. Es decir, la relación entre los sucesos de Casas Viejas y el IES Casas Viejas empezó desde su fundación y continua actualmente. Creo que hemos colaborado en el proceso de normalización que ahora se encuentra de una manera justa y necesaria.



Este curso debido al famoso concursillo que permite más movilidad entre el profesorado han sido muchos los profesores nuevos que han llegado a la plantilla del centro. Esta remozada y renovada ha dotado al centro de una agilidad y creación de actividades que es muy positiva y enriquecedora. En un grupo de whasapt que tenemos alguien propuso una visita al espacio conmemorativo. Se puso un cartel en la sala de profesores y en menos de 24 horas había apuntadas más de cuarenta personas para la realización de la ruta, la asistencia a la recreación histórica y el tercer tiempo perceptivo que incluye un tapeo lógicamente. Los que llevamos mucho tiempo aquí, el que suscribe 25 años, además de valorar  este interés y participación del profesorado en los eventos del pueblo como un hecho muy positivo y que contribuye a hacer el proceso de enseñanza-aprendizaje más significativo no podemos dejar de comparar con muchos de los años anteriores donde no se celebraban estos aniversarios y con la tradicional pasividad e invisibilidad ante estos hechos. 



Otra cosa que quiero resaltar es que  tradicionalmente la celebración de estos hechos levantaba una ardua polémica, hecho que ahora ha sido sustituida por un consenso amplio por la sociedad benalupense, hecho a valorar sobre todo en medio de las controversias suscitadas por otros eventos como la cabalgata o la celebración del fin de año. Ahora sólo falta que los eventos programados tenganla asistencia y colaboración que se merecen y necesitan. ¿Colaboras? ¿Cómo? Participando en el maratón de lectura, en la ofrenda floral, en el concurso de poesía, en la ruta, asistiendo a la recreación y posibilitando que venga a ella gente que conoces, al homenaje a Martín Patino o en la mesa redonda. Participando en las redes sociales, expresando tu opinión sobre estos hechos, positiva o negativa resaltando puntos débiles, fuertes y propuestas de mejora. En definitiva, contribuyendo a restituir estos hechos y esta forma de concebir la vida en esta zona a su dignidad necesaria, a cambiar la derrota con la que siempre han estado marcados por una sonora victoria.  Es la participación, implicación y complicidad de la gente en este 85 aniversario la que tiene que imponerse sobre el tabú, el miedo, el conformismo o el fatalismo que siempre han rodeado la historia de este pueblo. No podremos valorar la situación actual en torno a los sucesos si no la comparamos con tantos años de ocultamiento, de miedo, de ninguneo, de invisibilidad...Si se consigue, si conseguimos que lo normal sea lo habitual, si se asume que no podemos renunciar a nuestro pasado porque, entre otras cosas, no tenemos otro, aunque no podremos decir que hemos ganado, sí que estamos en la pelea, que vuelve a amanecer, que no es poco. 


Comentarios

Entradas más vistas

El miedo insuperable

Los benalupenses de a pie durante el franquismo. El cambio de nombre. 6

Los benalupenses de a pie durante el franquismo. La represión política 9.

El habla de Benalup-Casas Viejas. Los usos agrarios. El cortijo. 24

Las tradiciones se rebelan. Los pastores. 42

Los benalupenses de a pie durante el franquismo. La represión política. 8

Las tradiciones se rebelan. Los pastores. 41

El habla de Benalup-Casas Viejas. Los usos agrarios. Distintos tipos de campesinos.23

Maratón de lectura. Los sucesos de Casas Viejas: Crónica de una derrrota