headerphoto

Memorias de Benito Enríquez Márquez. 1

Con motivo del nombramiento de Benito Enriquez Márquez como hijo predilecto de Benalup-Casas Viejas en la celebración del XXVI aniversario de la segregación de Benalup-Casas Viejas pedí documentación a la familia y me pasaron una especie de memorias que Benito dejó dichas antes de morir. Se trata de los tipos recuerdos de un hombre con intensa actividad política que cree, y estaba en lo cierto, que su actuación pública, merece la pena que sea conocida.
En este caso, como otros muchos en el pasado y otros en el futuro, se le ha reconocido sus méritos a título póstumo.  Es curioso que en nuestro pueblo y después de la dictadura estas situaciones son y van a ser muy abundantes. He decidido publicar esta especie de memorias de Benito, sólo he puesto un poco de orden, pero no voy a añadir nada. Me parece muy interesante, lo que dice y lo que no dice. Además es un complemento ideal de los discursos que se dieron en su homenaje y un documento muy interesante para conocer la época de la transición política en Benalup de Sidonia. Se trata de una especie de memorias redactadas en tercera persona, basadas en las declaraciones de Benito.



Benito Enríquez Márquez nació en Jerez de la Frontera en el año 1934 el día 2 de noviembre. Su madre se llamaba Isabel Márquez Chacón y su padre Manuel Enríquez González. Tenía 7 hermanos y él era el tercero de los siete. Eran tres varones y cuatro hembras. Tuvo una infancia feliz, con una familia muy buena. Su padre era pastor y su madre ama de casa. Le ayudaba a su padres en sus tareas de pastoreo. No estuvo en el colegio, lo que aprendió lo hizo sólo. Toda la familia se vinieron para Benalup cuando Benito tenía 8 ó 10 años, para que su padre trabajara en el cortijo Rehuelga y haciendo el pastoreo llegaron a Casas Viejas.



Con 20 años se fue a la mili en el cuerpo de Marina y estuvo en San Fernando en el cuartel de San Carlos. Su mili duró 2 años menos 1 día. Se hizo amigo de un teniente de la Marina que era corneta, se llamaba Miguel. Trabajó en la cocina del cuartel, haciendo bocadillos, entre otras cosas. Antes de irse a la mili había conocido a Pepi, su mujer, y estuvo pretendiéndola unos seis años. Se casó al año de venir de la mili con 23 años. 



Cuando Benito se casó tuvo una vida plácida, aunque hubo problemillas a cuenta de la política. Porque le absorbía toda su atención. Entre la política y el trabajo como albañil no tenía mucho tiempo para dedicarle a la familia; sin embargo dice que la política le apasionaba. El nunca se cansó. 



Dice que fue el primero que pidió a la conserjería de obras de Medina un pleno para que aprobaran la legalidad de su casa. El pleno le costó 365 pesetas y recuerda que se lo dijo también a su hermano Manolo (ya fallecido para que también solicitara la legalidad de su casa. Entonces había muy pocas casas edificadas en esta zona de la barriada el Matadero). Cuenta que fue su hijo Manolo quien le hizo su casa. Entonces Benito estaba trabajando en Cádiz. 



Un día el arquitecto  Javier Cózar, le dijo a Benito que entre ambos debían de ponerle el nombre a las calles que había en el pueblo, Javier le dijo que a la calle donde actualmente vive Benito, le quería poner su nombre “Benito” pero él no quiso, porque dice que no le gustaba que llevará su nombre.  Dice que se le pudo nombres de pájaros porque a Javier le gustaban mucho los pájaros, y normalmente ponían el nombre relacionado con algo que se encotraba por la zona, o personas que vivían o ayudaba a la construcción de esta. Un ejemplo es la Barriada, se llama Matadero, porque esta el Matadero en lo que actualmente es la plaza Los Jornaleros, justo enfrente del bar el Negrito y al lado del colegio “Padre Muriel”. La plaza de los jornaleros la hizo él, con varios trabajadores que tenía a su cargo, como era Manolo Guillén (actual conserje del colegio Tajo Figuras), uno de sus yernos, unas 20 personas más. Se le puso ese nombre a la plaza por ellos, porque ambos eran jornaleros-trabajadores. Gracias a Benito se hizo esa plaza en la que trabajaron muchos (alrededor de 200) trabajadores. Toda la barriada se fue arreglando poco a poco gracias a esos trabajadores. 



También recuerda Benito (era la década de los noventa) que un buen día le llamo Francisco Cabaña varias veces el mismo día. Él se encontraba trabajando en Cádiz de conserje. Le decía que era urgente que ese día estuviese en Benalup, que si le ponía un taxi, para volver al pueblo. Lo que él no sabía era que le tenían preparada una sorpresa, en el merendero de Benalup. Lo trajo al pueblo su hijo y al llegar a la entrada del pueblo, se bajó del coche y entró al bar Las Grullas. Estaban allí varias personas, tres guardias civiles, Alfonso Perales, y para su sorpresa estaba Carmen Romero esperándolo, la mujer de Felipe González, y tras los saludos fueron a divertirse al merendero; le habían preparado una celebración y se encontraban muchos vecinos de Benalup arropando a Benito. 



En esta parte de la escritura vamos a hacer un inciso y Benito quiere contar algo reciente. Quiere decir que conoce a la alcaldesa actual de Casas Viejas Amalia Romero, desde que era una niña pequeña. Son del mismo partido político y sus ideas políticas similares. Y cuenta que hubo un momento que él vio que el pueblo necesitaba que en el instituto de educación secundaria hubiera más vigilancia policial, ya que se movía por los alrededores del recinto mucha droga y su venta a los chavales. Benito se lo hizo saber a la Alcaldesa que inmediatamente puso la vigilancia continua en los horarios cuando los chavales se encontraban en el patio. Doña Amalia Romero siempre ha respetado la opinión de Benito y siempre que su tiempo se lo permite, está para escucharlo e incluso quedan para tomar un café. La estima es muta. Y él se lo agradece muchísimo. 



Benito quiere que el gobierno del Ayuntamiento que sea, no como los demás, sino que se escuche a la gente del pueblo, que sea un Ayuntamiento que luche por y para el pueblo. Que sea respetuoso con sus gentes, y que sirva para engrandecer la comarca y que sus vecinos estén orgullosos de ese gobierno. Queda una lucha muy dura, pero no imposible. 



Benito quiere decir que si se hacen las cosas bien él respetara a las que persona que formen ese gobierno y apoyará en todo lo que pueda. Dice que prefiere en esta etapa que la gente cambie, y que sean mejores y más sanos que cumplan con sus obligaciones y lo que se dice se cumpla, los chorizos deben ir a la cárcel. Deben de dejar a todos los sanos y demás. Sin más que añadir por este momento quiere hacer hincapié en que apoyará a la actual Alcaldesa en toda su labor ya que la aprecia mucho y le tiene cariño.  

0 comentarios: