Las tortas de Manuela Cózar

Se está acabando la Semana Santa, tiempo de tradiciones. Muchas familias se reúnen para hacer y comer los platos típicos de esta época del año. Torrijas, natillas, castañas, potajes, tortillas de bacalao…. Una de ellas son los Moreno Cozar. Esta foto de Mintz que ha puesto en el Facebook de la historia de Benalup-Casas Viejas en imágenes Miguel Ángel Fernández Barberán me va a dar pie a juntar algunos datos que tengo y hacerle un fotoblog a la fotografía. 

Jerome Mintz vivía en la casa de enfrente, en un piso que Pepito Fernández le había alquilado. Desde el portón asistió al saludo de Pepe Bulla con Francisca “la gallinita” , en una de las innumerables visitas que al cabo del día le hacía a Manuela Cozar, la propietaria de la casa. Ella trabajaba con su marido Manolo “El Gallinito” en el quiosco que también se ve en la foto. Estos datos los obtengo de los comentarios del Facebook. Luisa Pérez Blanco escribe: “Esta foto es la esencia del pueblo de hace 50 años, las calles empedradas (bueno tres o cuatro del centro), el burrito; después las piedras dieron paso al asfalto y el burrito al Audi, pero eso es otra historia jeje. La casa que se ve arriba en el fondo era la casa de mis bisabuelos tal como está ahí, después en ese solar se hicieron mis padres su casa, donde aún vive hoy mi madre”. Manuela Cruz Estudillo escribe: “Pero esa casa no es de ella, ahí vivía una familia que solo me acuerdo que su hija se llama teresa(terina)su madre de apellido Cozar”. Rosario Espinosa Cruz le responde: “La madre de Terina creo  que  era Manuela Cozar , mi madre hablaba mucho de ella, decía que los mejores rosquetes que comía eran los que hacía esa mujer” Y Mari Pepa García Estudillo confirma:” Si la casa era de Manuela Cozar que vendía leche, rosquetes y tortas, buenísimas”. 



Y ahí quería llegar yo a la repostería de Manuela Cozar, que gozaba de gran prestigio en los años sesenta y setenta. De hecho Carla Mintz siempre que viene al pueblo habla de sus productos y compra productos parecidos, aunque los mismos ya no existen, es como la nostalgia que ya no es lo que era antes. Siempre habla de que para su familia los productos de Manuela Cózar eran de una gran exquisitez y una de las cosas que más recordaban del pueblo, cuando de él hablaban en Indiana. 



Los dulces de Manuela Cózar eran toda una institución. Gracias a un trabajo de sus biznietas para la exposición de este año del patrimonio cultural familiar del IES Casas Viejas me entero de como aprendió a fabricarlos. En la sociedad tradicional, las mujeres lo tenían muy difícil para trabajar, hasta que no se casaban solían hacerlo como sirvientas en las casas de la familias pudientes, ese fue el caso de Manuela Cózar Cabañas que lo hizo en la casa de la familia Vela hasta que contrajo matrimonio con Juan Moreno Barberán. Pero en la sociedad tradicional el sueldo del cabeza de familia no era suficiente para mantener a toda la unidad, por ello la mujer ayudaba y colaboraba como podía. Manuela entró a trabajar como amasadora en el horno de Adela, su vecina y después hacía sus propios en dulces en casa y los horneaba en el mismo horno. Las habilidades y los conocimientos gastronómicos sobre la rica tradición repostera de la Janda los había adquirido de su etapa de sirvienta en la casa de los Vela. Conozco varios casos de mujeres que trabajaron en la casa de los Vela, aprendieron respostería y luego pusieron un negocio propio. Isabel Pérez, es otro ejemplo, cuyo hijo regenta hoy uno de los obradores más importantes de la comarca de la Janda. 



Medina Sidonia fue la capital de la repostería del mundo árabe y la fama de sus dulces y alfajores traspasaron todas las fronteras, extendiéndose por todos los países civilizados de la época No sé si esta Semana Santa lo habrán hecho, pero en otras ocasiones siempre que es posible en casa de los Moreno Cózar se juntan por Semana Santa a hacer y comer dulces, los mismos postres que Manuela Cózar aprendió en su estancia en casa de la familia Vela y que recogía la rica tradición repostera de la comarca de la Janda, que proviene de la dominación musulmana y a la que Medina Sidonia tanto partido le está sacando. 



Una de las grandes diferencias entre el hombre y los animales es que el primero basa su evolución y desarrollo en recoger el legado de sus antepasados, mientras que los animales siempre empiezan de cero. Si cada generación tuviera que inventar el fuego, internet o un coche no hubiéramos alcanzado los logros tecnológicos que hoy disfrutamos. Parafraseando la famosa frase El patrimonio no debe ser una herencia de nuestros padres, sino un préstamo de nuestros hijos. También está escrito que la curiosidad es propia de la gente generosa. “Las personas egoístas no necesitan saber nada más que de lo suyo, de sus aficiones como mucho, pero  no se interesan por la cultura ni por las cosas de los demás”. Es esa curiosidad, esas ganas por saber, ese deseo por compartir… que tan bien y tan silenciosamente practicó Mintz el que nos permite disfrutar de fotos como la de hoy. Después de varias décadas de olvido y ninguneo estas tradiciones se rebelan, responden a una nueva curiosidad y al deseo de desarrollar unas fuertes alas sustentadas en unas potentes raíces.



La foto de Mintz y los comentarios en el Facebook me han hecho traer hoy a este blog el recuerdo de las famosas tortas de Manuela Cózar. El patrimonio cultural inmaterial, como este de la gastronomía, nos recuerda que no podemos olvidar de donde venimos, porque es todo lo que tenemos. Decía Machado que todo lo que sabemos lo aprendemos entre todos. Las nuevas tecnologías, son buenas o malas dependiendo para que se usen. Si se utilizan para compartir lo que sabemos, que es lo que tenemos, saldremos ganando y disfrutaremos mucho. Tanto como en esta foto donde Pepe Bulla con su habitual gracia y alegría saluda a Francisca la Gallinita en la puerta de Manuela Cózar, en la calle Fuentes,  donde se vendían unas tortas tan ricas, que hasta a Mintz,  ¡que tanto le gustaban! se le olvidó fotografiarlas. Y eso que hizo más de cinco mil fotos del pueblo.

Comentarios

Entradas más vistas

El habla de Benalup-Casas Viejas. Toponimia. Benalup 17

Íllora y Benalup-Casas Viejas. A propósito de la presentación de "Los sucesos de Casas Viejas. Crónica de una derrota".

Los benalupenses de a pie durante el franquismo. Vencedores. 5

Los benalupenses de a pie durante el franquismo. El favor. 1

Crónica de una derrota anunciada

El habla de Benalup-Casas Viejas. Toponimia. Casas Viejas 18

VII jornadas gastrónomicas. Ruta gastronómica de la seta. BCV