headerphoto

Correos en Benalup-Casas Viejas. Y 2

Foto Serrano
En los sucesos de Casas Viejas el peatón de Correos de Casas Viejas tuvo especial protagonismo. En la fotografía de Serrano aparece el coche tiroteado el coche que transportaba el correo el día 12 de enero.  Dicha fotografía apareció el 17-1-1933 en el diario ABC. En la fotografía aparecen el conductor José Morales Jaén, su ayudante Antonio Sánchez y el peatón de Correos Andrés Rodríguez Rico. Parece ser que la noche del día 12 el coche fue atacado por los campesinos a la altura de los Badalejos, aunque hoy no resulte muy creíble que fue atacado por 100 campesinos el día 12.
En el Diario de Cádiz edición del 13 de enero en edición vespertina se cuenta lo siguiente: “ Aquel lugar, si bien no es el más inhóspito del camino, porque está situado entre dos ventorrillos, “Venta de Carita” y “Venta de Rosario”, cada uno a cien metros de distancia de donde quedó el coche, si lo es apropósito para emboscados, entre las pronunciadas curvas y rodeado de chumberas… se percataron de que se trataba de una agresión a tiros, cuando uno de estos les apagó un faro… Los civiles se echan sus mauster a la cara y comienzan a disparar mientras que el grupo de sublevados hace lo propio…. Mientras los de la benemérita disparaban, el contratista del Correo, sin soltar la saca, que aun lleva en la mano cuando le encontramos, el chofer y el ayudante se escondieron tras una chumbera, en la que han permanecido toda la noche… Al  amanecer salieron de su escondite para recorrer los alrededores en demanda de auxilio, siendo el primero que a ellos se acercó el cabo Rafael Ortega González, de la guarnición en Jerez, que convalece de enfermedad en lugar próximo, conocido por “Molino Bajo”.
José Morales Jaén, dueño del coche en que iba el correo, se muestra apenadísimo por el lamentable estado en que quedó su automóvil. Era de propiedad de su padre, estaba en perfecto uso y al morir este hace poco tiempo, lo heredó. Está matriculado en Sevilla con el núm. 12291 y lo alquilaba en Jerez, donde habitaba. En esta ciudad se lo contrataron el lunes por la tarde para transportar algunos civiles desde allí a Casas Viejas y en dicha aldea ha permanecido estos días al servicio de la guardia civil. Cuando ayer tarde (día 12), se habló de llevar el correo a Medina, como el del contratista (Andrés Rodríguez Rico) estaba algo viejo, para evitar paradas en el camino, se ordenó a José que lo trasladará en su coche y en este momento se ignora si tiene derecho a que le abonen la reparación… Frente a donde quedó parado el automóvil hay unos chozos, que están deshabitados. Los dueños o arrendatarios de los ventorrillos a que antes aludimos y sus familias, al oír anoche el ruido de los disparos se encerraron en sus habitaciones, de las que no salieron hasta hoy por la mañana. Llevábamos un rato conservando con el contratista de Correos y el chófer, cuando pasa con dirección a Casas Viejas el juzgado de Medina y minutos después llegan otros coches con periodistas de Sevilla”. 


El día anterior, el 11 de enero, los Badalejos también se vieron afectados por los sucesos. Cuenta Carmen Macias Cruz en el Facebook de la historia de Benalup-Casas Viejas en imágenes: “ Mi madre me contaba cómo vivieron aquella noche ello vivían en los Badalejos cerca de la carretera justo en frente donde está el quiosco. Decía que no paraban de pasar coche de guardias y un autobús volcó en la curva. Pasaron una noche horrible sin saber que pasaba me contó que en cuanto se hizo de día se fueron toda la familia al campo por miedo y estuvieron escondidos hasta que todo se tranquilizó. Ellos no sabían nada, ni habían participado en nada, pero había mucho miedo”.



Pero el servicio de correos fue deficiente y dependiente de la oficina de Medina por mucho tiempo. En un informe de 1963 se dice: “Con respecto a Correos solo posee una cartería rural, siendo necesaria su conversión en Estafeta para evitar problemas de giros postales, paquetes, etc. Para todo lo cual hace falta, al no poderse efectuar en esta trasladarse o valerse de intermediarios para hacerlo en Medina". A finales de los setenta se traslada el local de correos a los bajos de la plaza de abastos, presentando muchas deficiencias que los vecinos denuncia a través de los medios de Comunicación, entre ellos el Diario de Cádiz. Durante el franquismo la oficina de correos estuvo situada justo enfrente de la Imprenta Márquez, en un  local propiedad de Pepito Fernandez, en la calle Fuentes,  posteriormente se traslada a lo de Márquez, lugar en el que se produce un robo justo el día de cobro de Curro Cózar, que acaba perdiendo su nómina. Antes de pasar a los bajos de la Plaza de Abastos, estuvo en el antiguo Ayuntamiento, compartiendo sede con la primera oficina de empleo. Habría que esperar a la década de los noventa para que la oficina de Correos se convirtiera en Estafeta independiente, trasladándose a las locales actuales de la plaza Gutiérrez Mellado. 



Dice la página web de esta empresa nacional: “CORREOS ha sido el Internet del siglo XVIII, el abanderado de la modernización decimonónica, la vanguardia tecnológica del siglo XX y con el arranque del siglo XXI, el mejor proveedor de servicios de comunicaciones físicas, digitales y de paquetería del país” Pues hasta que se consiguió la segregación este servicio público necesario e indispensable no tuvo la calidad, los recursos y el personal necesario en lo que luego sería Benalup-Casas Viejas, como ya denunció el primer alcalde pedáneo de Casas Viejas Bernardo Cózar Romero en 1879. Aunque los problemas de aislamiento y marginación no se han superado del todo, como lo demuestra el cruce de Ignacio Castro o el estado de la carretera del Castaño. 

0 comentarios: