La Romería de San José

En la fotografía de la década de los cuarenta aparece el Padre Jandilla, Francisco González Metola tocando el piano, mientras que un grupo diverso de niños, niñas, muchachos, muchachos, hombres y mujeres entonan una canción, con toda probabilidad, de carácter religioso.



Era un 19 de marzo y el lugar es la finca de Boyar, cercana a Jandilla, donde se celebraba la romería de San José. Por San José, aprovechando la llegada de la primavera, lo mismo que en Benalup se organizaba la Retama, en estos pagos se hacía una salida al campo. El padre Jandilla convocaba a los vecinos de Jandilla, Nájera, Cantarranas, Libreros, Las Lomas y otros pagos cercanos. 



Una vez allí, se decía misa, se cantaba, se comía, se bailaba y se disfrutaba de las buenas temperaturas. La comida que se llevaban era una tortilla de perejil y cebolla, un trozo de tocino crudo salado y un bote de agua. Se puede leer en el libro del Padre Jandilla que escribió su hermano Luis:  "A mi, una de las cosas que más me impresionaron de pequeño era la reunión que todos los años teníamos el día de San José en El Boyar. Carretas engalanadas, muchas caballerías y muchas bicicletas, que era lo único que entonces conocíamos en el campo. Era un día estupendo". (Álvaro O.M.).



Estamos en un mundo rural con poblamiento disperso con una abundante población que en medio de un feroz latifundismo sobrevive a unas pésimas condiciones de vida. La fiesta se convierte así en un momento de socialización necesaria, de darle satisfacción a la necesidad que tiene la gente de sentirse parte de un grupo, de una comunidad. En una cotidianidad tan dura como la rural de los años cuarenta eran necesarios momentos especiales de expansión y así las romerías se convertían en un momento excepcional, una ruptura contra la dura realidad diaria, donde se cantaba, se bailaba, se divertía. Y se escuchaba misa en el campo. Estas romería o fiestas a la virgen María  están organizadas por la institución con más fuerza y poder del campo andaluz en aquel momento; la iglesia.



Debido al carácter especial de este mundo rural, donde el poblamiento no era concentrado y el número de habitantes era reducido no existe la estricta separación de géneros que hay en las iglesias o escuelas del mundo urbano. Lo vemos claramente en esta fotografía.



En la actualidad un grupo de familiares, amigos y feligreses están llevando a cabo un proceso de beatificación de "Don Paco", "Padre de Jandilla" o "Padre Metola", según sus destinos.




P.D.- Llevo tiempo intentando averiguar quien aparece en la fotografía además del Padre Jandilla, si conoces a alguien te agradecería que me lo dijeras y enriquecemos el post.

Comentarios

Entradas más vistas

Cuando el teatro se convirtió en una corsertería

La cafetería Alameda