Adios a Juan Pérez Silva


Hoy ha muerto Juan Pérez Silva. He visto la noticia en la web del Ayuntamiento de Benalup-Casas Viejas. El entierro será mañana a las 12 en el cementerio de San José de Valle. La mayor parte de la  vida de Juan Pérez Silva la ha dominado el olvido, la ocultación y la pena. Pérez Silva nació el 5 de junio de 1935 poniéndole el nombre de Sidonio. Es significativo que muy pronto, el 28 de septiembre de 1936 se le tuviera que cambiar su nombre "Sidonio", por el más católico y políticamente correcto "Juan". Durante muchos años vino a Casas Viejas, todos los 11 de enero a ver " a los suyos", pero tenía que hacerlo disfrazado. Con un sombrero y una gafas, como en la foto. Esta foto fue hecha una tarde de abril de 2007 por un grupo de alumnas del IES Casas Viejas que fueron a su casa de San José del Valle para hacerle una entrevista dentro del trabajo que estaban realizando sobre los Sucesos de Casas Viejas.
Les contó que él no era de Casas Viejas, que no le habían dejado serlo, que su madre se tuvo que ir de allí, después de los Sucesos, a Cádiz, Paterna, Madrid… y otra a vez a Paterna donde murió. Les contó que durante su infancia en un cortijo de Paterna donde se crió con su tía Francisca (está recorría los cortijos de Paterna cosiendo), hermana de su padre Miguel Pérez Cordón, el primer periodista que dio cuenta de la verdad de lo que pasó en los Sucesos, oía alguna vez hablar de Casas Viejas (su abuelo paterno tuvo un alambique en Casas Viejas y sus abuelos paternos eran también de ese pueblo), pero que en ese tiempo nunca estuvo. Pasó la infancia y la juventud sin saber quien era, por qué habían sido asesinados sus padres.  Luego se casó, emigró a Alemania, donde se afilió a la central sindical socialista y conoció el mundo del movimiento obrero. Allí estuvo trabajando 9 meses en 1970, regresó porque lo llamaron de Confederación para que se incorporarse al puesto de trabajo donde se jubiló, en la depuradora del Cuartillo, como electricista.  Después de volver de Alemania fue cuando  se atrevió a venir a Casas Viejas, que en ese tiempo se llamaba Benalup de Sidonia. Lo hacía de incógnito. Iba a los bares, se tomaba un café, no tomaba alcohol, y preguntaba a la gente por los Seisdedos, siempre sin identificarse. Después tomó la costumbre de venir al cementerio todos los 11 de enero, disfrazado, con un sombrero y unas gafas de sol, como en la fotografía. Más tarde el movimiento de la memoria histórica tomo un gran auge y con él, Juan Pérez Silva consiguió poco a poco conocer su verdadera historia. Aquello de quien era y de donde venía. El libro de Casas Viejas del Crimen a la esperanza de José Luis Gutiérrez Molina fue una verdadera catarsis en su vida, tanto en el largo proceso de creación, como en la publicación del mismo. Luego vino el instante frugal en el que Baltasar Garzón se interesó por su caso y parecía que había posibilidad de que supiese el lugar donde descansaban los restos de su madre. Si estaban el la Laguna de la Janda, en Jérez, o en la rotonda de abajo en Medina, en la carretera a Paterna donde según testimonio de algunos viejos anarquistas de Casas Viejas. Son los años donde su contacto con Benalup-Casas Viejas se acrecienta, participa en la Fundación, viene a todos los actos que se hacen en relación a los Sucesos, se pasea por los Institutos fomentando el valor de la educación y la memoria…Si su madre se convirtió en un mito, el era el símbolo de los que buscaban sus familiares arrebatados por la Guerra Civil. Poco a poco empezó a perder la esperanza en encontrar los restos de su madre y en que el supuesto interés de las instituciones por la memoria histórica fuera algo más que una moda pasajera. El desencanto y la frustración se apoderó de él y reaccionó refugiándose en su mundo interior. Volvió a las metafóricas gafas de sol y sombrero de la foto. Hace pocas semanas hablé con él por última vez, estaba muy mal, no sólo físicamente, también personalmente. Cansado, decepcionado, roto, desencantando con un mundo que tan mal lo había tratado y que al final había tomado la forma que había tenido siempre con él. Juan consideraba que la historia no lo había dejado ser de este pueblo. Una historia injusta, cruel, contra la que él se rebelaba. A Ramos Espejo le dijo ante la pregunta de como había tratado la historia a su familia: "La República fue criminal para nosotros; la dictadura, cruel; y esperamos que la democracia..."La democracia tampoco ha sido justa y digna con su familia. Lo de que se haya ido de este mundo sin saber donde está enterrada su madre no es más que otro símbolo en esa vida llena de tantos. Él, como tantos otros, que vivió una vida llena de privaciones y represiones, que se monta en el carro de la utopía, el encanto y la esperanza  termina en el tren del desencanto. Son tantos los que discurren por ese camino del encanto al desencanto que ese tránsito se puede convertir en una ley general. Por eso me parece que esta foto con las gafas y el sombrero refleja perfectamente la relación de Juan Pérez Silva con Casas Viejas y con la historia. Tengo la sensación que ni este pueblo, ni Paterna... ni la historia se ha portado justamente con Juan Pérez Silva. Pero la historia de Juan es la de muchos casasviejeños, gaditanos, andaluces y españoles que no han sido tratados con la dignidad y la justicia que la especie humana se merece. La historia de Juan Pérez Silva es nuestra historia. Una historia con gafas y sombrero para que no se le reconozca. Hoy se ha muerto otro pedazo de ella. Descanse en paz. Mis condolencias a su familia.

Comentarios

Fran Sánchez Mazo ha dicho que…
Lo primero, un recuerdo para el entrañable Juan y mi pésame a sus familiares y amigos.

Lo segundo, lamentar que el Ayuntamiento de Benalup-Casas Viejas, en vida de Juan, no hubiera hecho más por la memoria de sus padres; y que los benalupenses no hubiésemos insistido en ello.

El Ayuntamiento de la vecina Paterna sí que supo y quiso leer esa parte de su (y nuestra) historia local y, junto al Servicio de Recuperación de la Memoria Histórica de la Diputación de Cádiz (presidida además por un benalupense), colocó en una de sus plazas un monumento retablo con las figuras de sus padres en bajorrelieve en el que puede leerse:

"A María Silva Cruz 'La Libertaria'
y a Miguel Pérez Cordón.

Morir por una idea de libertad.
Vivir para siempre en la memoria.

Paterna de Rivera, 29 de enero de 2010."

Desde el día de la inauguración todavía me pregunto por qué lo que se hizo en Paterna no se hizo también en Benalup. Hubiera sido lógico y natural.

Razones sobraban: Miguel Pérez Cordón, su padre, fue el primero que escribió en prensa lo que realmente había pasado en Casas Viejas; y su madre, María Silva Cruz 'La Libertaria', nieta de 'Seisdedos', es hija histórica de Benalup y símbolo de sus sucesos.

Si bien nunca es tarde para intentarlo, cualquier iniciativa en esa dirección llegaría tarde para el bueno de Juan. Lástima.

Aprendamos de esta lección de historia y olvido, de poder y no querer.

Y guardemos a Juan Pérez Silva y su búsqueda de los restos de su madre, vivos en nuestra memoria. Ojalá que en su maleta vaya un rosal de rosas blancas.
paco cabaña ha dicho que…
Querido Fran Sanchez Mazo, que bien se cumple contigo el viejo de refrán de que no hay peor sordo que el que no quiere oir. Cuando tengas tiempo, antes de seguir descalificando a otros, te vienes por tu (nuestro) Ayuntamiento y te contamos todas las iniciativas que hemos llevado a cabo ahora y antes de que tu fueras consciente de ello. Que poco valoras lo propio y cuan generoso eres con lo ajeno. Ya me hubiera gustado verte alguna vez en la ofrenda floral a las victimas de cada 11 de Enero, ese gesto sencillo pero al mismo tiempo cariñoso de tu ayuntamiento y otras personas para con todas las victimas de los Sucesos. Mucho me temo que lo tuyo es como ese programa radiofónico de madrugada de Hablar por Hablar que sirve para desahogarse de las puñaladas de la vida. No, así no, querido Fran, aprende a reconocer las cosas por encima de tus filias y fobias porque en caso contrario eres injusto. Un saludo
Fran Sánchez Mazo ha dicho que…
Estimado Francisco González Cabaña:

Le agradezco el ofrecimiento a contarme las iniciativas que el Ayuntamiento que presidió hasta 2011 ha llevado a cabo en lo que a "los sucesos" se refiere. Sinceramente, no creo que sea necesario: las he seguido a conciencia desde mayo de 1999 hasta la fecha. Como también he seguido a conciencia alguna promesa electoral no cumplida, un par de proyectos no llevados a cabo, algún que otro descuido, algún que otro gol en propia puerta, más de una oportunidad desaprovechada o alguna que otra iniciativa empezada y no continuada. No hablo por hablar: los desahogos radiofónicos que pretende atribuirme son más bien opiniones (que no descalificaciones) formadas y acumuladas durante años de observación como ciudadano del tema "sucesos".

En cuanto a su desconcertante uso de la ofrenda floral para reprocharme el no haberme visto por allí, le hago saber que estuve en la de 2007; en años sucesivos no pude por motivos laborales. Explicación innecesaria aparte, lo importante no es quién va o deja de ir, sino que el Ayuntamiento, en su obligación de velar por la historia local, adoptara la ofrenda floral como acto institucional, coincidiendo con la creación de la Fundación Benalup-Casas Viejas 1933, dándole por fin altavoz a lo que ya venían haciendo desde antes numerosos benalupenses a título personal porque, y aquí hay que matizar, de 2006 hacia atrás fueron unos cuantos los 11 de enero en los que a nivel institucional no se hizo nada.

Créame que valoro en su justa medida el trabajo llevado a cabo desde el Ayuntamiento por "los sucesos". Pero al lado de los haberes hay importantes deberes. A Dios lo que es de Dios y al César lo que es del César.

Coincido con usted en que sería una injusticia por mi parte no reconocer las cosas que el Ayuntamiento ha hecho. Están ahí y nadie puede negarlas. Pero eso no me impide sostener, aunque me duela, que se vienen haciendo a cuentagotas e intermitentemente, como para cubrir el expediente, que en algunos temas se ha podido hacer más, que en otros se ha podido hacer mejor, que algunas cosas se podrían haber hecho antes y que unas cuantas llevan demasiado tiempo esperando a que se hagan; fruto de una voluntad y un compromiso político, en mi opinión, insuficientes por tener y mantener la memoria de los sucesos de Casas Viejas en el lugar que se merecen.

Reciba el más cordial y sincero de mis saludos.

Entradas más vistas

El habla de Benalup-Casas Viejas. Toponimia. Benalup 17

Íllora y Benalup-Casas Viejas. A propósito de la presentación de "Los sucesos de Casas Viejas. Crónica de una derrota".

Los benalupenses de a pie durante el franquismo. Vencedores. 5

Los benalupenses de a pie durante el franquismo. El favor. 1

Crónica de una derrota anunciada

El habla de Benalup-Casas Viejas. Toponimia. Casas Viejas 18

VII jornadas gastrónomicas. Ruta gastronómica de la seta. BCV